fbpx

¿Qué pensar cuando visites a tus amigos en el extranjero?

by Sanne
What to think of when visiting your friend abroad?

La temporada de frío finalmente está aquí y una vez más las calles están llenas de gente. Ésta también es la época del año en la que los que vivimos aquí recibimos más visitas en casa. Aunque estoy agradecida y feliz de que los amigos quieran viajar hasta aquí para visitarnos en el desierto, con los años he aprendido una o dos lecciones.

Durante mi primer invierno en Dubái, recibimos muchas visitas, ¡parecía que tenía un hotel! Realmente no tuvimos la oportunidad de instalarnos en nuestro vecindario y conocer a nuestros nuevos amigos, porque estábamos ocupados llevando y trayendo a nuestros amigos al aeropuerto/Burj Khalifa/Mall of the Emirates. También gastamos gran parte del dinero que queríamos ahorrar para nuestro propio viaje, ya que no teníamos corazón para decir que no, cuando nuestras visitas querían salir a comer cada día en restaurantes de lujo.

En ese momento, llegué al punto en que no quería más visitas, así que nos sentamos y establecimos una serie de pautas para nuestros huéspedes. Antes que me consideres la peor amiga del mundo, ten en cuenta que Dubái es extremo cuando se trata de visitantes. He vivido lejos en el extranjero desde que tenía 19 años, y nunca recibí tantas solicitudes de personas que quisieran venir a visitarme hasta que nos mudamos a Dubái. No estoy bromeando, cuando digo que es bastante común aquí recibir visitas continuamente desde mediados de octubre hasta finales de marzo.

Estos son mis dos centavos de cómo evitar que los amigos que te visitan se conviertan en enemigos:

¿Amigos?

Durante nuestro primer año en Dubái vivíamos en este gran apartamento de 2 habitaciones justo al lado de la playa. Ambas habitaciones tenían baños en suite y acceso a un gran balcón. No necesito decir, que repentinamente tenía montones de mensajes en Facebook de amigos de los que no había oído en años, “solo informándome” que visitarían Dubái en esta fecha en particular, familias de 4 personas, ¿podían tal vez quedarse en nuestra casa? Bueno, si yo nunca había estado en tu casa cuando vivía en Dinamarca, ¿por qué piensas que estaría bien que tú y tu familia (que nunca conocí) se quedaran conmigo por dos semanas en Dubái? Por lo tanto establecimos la regla de que solo queríamos visitas de quienes realmente eran nuestros amigos antes de mudarnos aquí. Ser solo amigos por Facebook no cuenta. Aunque estaríamos felices de ayudarte con la reserva del hotel, y incluso podíamos encontrarnos para tomar un café o unos tragos.

¿Quién paga?

Siempre hacemos acuerdos acerca de quién paga qué, antes de llegar. Siempre decimos que podemos encargarnos del desayuno, pero esperamos que nuestros huéspedes organicen ellos mismos el almuerzo y la cena. También esperamos que nuestros invitados ayuden con las tareas diarias como ir a comprar alimentos, sacar la basura, vaciar el lavavajillas, etc. También recuerda que cuando estás de vacaciones, nosotros no, así que entiende que nosotros no queremos gastar nuestro presupuesto de vacaciones en recorridos a Burj Khalifa, cenas de lujo entre semana, tirolinas y paseos en camello en la playa.

TTPT:

Trae Tu Propia Toalla de playa. Esta es una de las cosas que realmente me molestan. Siempre se lo digo a mis invitados, pero la mayoría de las veces se les “olvida”. Solo uno o dos días en la playa bastan para que la toalla de baño más esponjosa y suave se dañe. Si se te olvida traer tu toalla de playa, puedes comprar una en Carrefour.

¿Taxista?:

No somos taxistas y no recogemos gente en el aeropuerto, ni los llevamos de ida y vuelta al Atlantis o al Dragon Mart.

Los taxis en Dubái no son caros, y ya hemos visto la mayoría de los lugares que quieres visitar, cientos de veces, así que por favor entiende que tú tienes que hacer el turismo por tu cuenta.

Muchos de nuestros visitantes no entienden porque no queremos ir a buscarlos al aeropuerto. El trayecto es sólo de 40 minutos aproximadamente, pero si cuentas el tiempo de espera a que salgan del terminal y el trayecto de regreso a la Marina otra vez, el tiempo que gastas es superior a 3 horas. Estaría bien si solo fuera una vez al año, pero para nosotros es, a menudo, varias veces al mes. Una vez más no somos taxistas…

Paga una ronda

No queremos sentir que se están aprovechando de nosotros. Queremos que te quedes con nosotros, porque querías vernos y no solo porque querías ahorrarte el dinero de la estancia en el hotel. Invitarnos a cenar una noche o traernos regalos de casa (el pan de centeno danés y el regaliz salado siempre son apreciados) son buenos gestos que hacen que queramos que nos visites otra vez.

No te quedes más de la cuenta

Una amiga sueca una vez me dijo que hay un dicho que dice que los huéspedes empiezan a oler mal al 3er día. Normalmente no queremos que los visitantes se queden más de un fin de semana largo, porque es cuando empezamos a ponernos nerviosos. Por supuesto, se aplican reglas especiales para amigos cercanos (ustedes saben quienes son) y a familiares porque… bueno, son familia. Ellos pueden quedarse cuanto quieran 🙂

Esta entrada de blog es de mi antiguo blog, pero creo que aún tiene unos puntos válidos para aquellos de ustedes que viven en el extranjero o para aquellos que están planeando visitar a un amigo en el exterior. Aunque desde que escribí este post, me he vuelto más estricta con los visitantes, actualmente solo queremos que nos visiten familiares y amigos muy cercanos. Tener un montón de gente en nuestra casa todo el tiempo simplemente no funciona para nosotros, así que preferimos que las personas que están fuera de nuestro Círculo de Confianza se queden en un hotel y en su lugar, nos encontramos para tomar un café. Eso funciona mejor para nosotros.

You may also like